Un acuerdo necesario para una IU Madrid plural

(Por Mamen Domínguez, miembro de la Comisión Colegiada de IU y de la Comisión Coordinadora de IU Madrid, y Lali Vaquero, miembro de las Comisiones Coordinadoras de IU e IU Madrid)

El pasado 28 de enero se celebraba la reunión de la Asamblea Político Social de IU Madrid. Se trataba de la primera reunión de un órgano en el que residen, según los nuevos Estatutos, las máximas competencias de dirección de la nueva federación de IU en Madrid, constituida tras la desfederación de IUCM.

La elección de Sol Sánchez, a nuestro entender de manera poco “edificante” en términos democráticos (de ahí nuestro voto en el órgano), como nueva coportavoz en sustitución de Chus Alonso, hizo pasar a segundo plano lo que consideramos puede suponer un gran paso para sacar a las gentes de IU en Madrid del bucle en que nos metió la decisión adoptada por la anterior dirección federal en junio de 2015 (desfederación).

En su intervención ante ese órgano, Mauricio Valiente como portavoz de la ejecutiva regional (ahora denominada Comisión Colegiada), comenzó por reconocer autocríticamente que no había habido “el tiempo necesario en los contactos iniciados” para incorporar al debate, como habría deseado, una propuesta de modificación de la Comisión Colegiada que significara la incorporación a la misma de quienes en la Asamblea Regional de constitución de IU Madrid habíamos impulsado documento político y candidatura alternativos a los oficiales y que hasta el día de hoy, por voluntad de esa mayoría que Valiente representa, permanecemos fuera de la dirección. En esa misma intervención se comprometía a trasladar esa propuesta a la reunión que deberá celebrar la Coordinadora Regional (CR) de IU Madrid.

El mismo día 28 de enero, Europa Press difundía unas declaraciones en las que Mauricio Valiente subrayaba, y así titulaba la agencia, que IU Madrid estaba “abierta a todos los que militaban en IUCM”.

Desde Reconstrucción IU Madrid saludamos esta nueva disposición de la dirección regional y, como señalábamos en Twitter, “más vale tarde –mucho– que nunca. Ahora, hechos”.

Y es que, efectivamente, los contactos entre nuestro espacio y la dirección se iniciaron semanas después de la Asamblea Regional del pasado abril sin concluir positivamente, dadas algunas diferencias de fondo que, esperamos, estemos ahora en condiciones de superar.

No nos parecía entonces, ni ahora, adecuado acordar una presencia en la dirección, garantizando así que ésta reflejara la pluralidad existente en nuestra federación, sin haber resuelto que esa misma pluralidad sea aceptada con plena normalidad en la estructura de la nueva IU Madrid. El fin de vetos existentes pero nunca argumentados respecto a compañeros; la aceptación de la existencia de asambleas siempre postergadas en su reconocimiento oficial como parte de IU o, todavía más básico, la incorporación de compañeros y compañeras que sintieron la “desfederacion” como un atropello, pero que desean seguir siendo parte de IU sin renunciar a sus derechos y opiniones, son situaciones cuya superación consideramos –deseamos– que anuncian las declaraciones de Mauricio en la APyS y ante los medios.

Nuestra –posible– incorporación a la dirección regional seria así un paso natural, consecuencia del reconocimiento de la pluralidad de posiciones que nos identificamos con Izquierda Unida como proyecto unitario de la izquierda en nuestra comunidad y la reconocemos como marco de trabajo y debate compartidos.

A ese trabajo común y a ese debate permanente que caracteriza a la izquierda, estamos decididos a aportar nuestro esfuerzo y orientación política. Esperemos que ahora sí sea posible.

Contra “Unidos Podemos Madrid”

El sector crítico de IU Madrid, Reconstrucción IU Madrid, hemos señalado nuestro desacuerdo con algunas de las cuestiones centrales que se recogen en los documentos que la dirección regional presenta a la primera Asamblea Político y Social de la formación este próximo sábado 28 de enero.

Presentaremos diversas aportaciones al Informe de Gestión, en donde ni tan siquiera aparece un balance económico para su discusión ni, por consiguiente, un presupuesto que pueda ser conocido y debatido por la militancia.

Respecto al Plan de Acción que también se presenta a esta primera reunión del máximo órgano de dirección, impulsaremos los compromisos de trabajo que recoge y estén en sintonía con el homólogo plan aprobado por la dirección federal, así como lo referido a la campaña contra la precariedad impulsada también desde IU federal, si bien esperamos que en el debate la dirección regional se avenga a ceñir los contenidos de su propuesta a lo acordado federalmente, retirando aquellos elementos incorporados que alientan una visión liquidacionista de IU como expresión política autónoma y organizada en pos de una ensoñación de “superación” que los hechos vienen desmintiendo diariamente.

Pero es en el análisis y propuesta política recogida en el Informe que la dirección somete a debate donde se manifiestan las diferencias sustanciales entre nosotros –recordemos: un 20% de representación en la última Asamblea Regional y un tercio de apoyos a su posición contraria a los Estatutos- y la línea que impulsa la dirección:

  • El informe político se escabulle de la realidad en su mención a los “gobiernos locales del cambio”. Ni se plantea la cuestión de los frustrantes resultados en las pasadas elecciones generales de Unidos Podemos en la mayoría de ciudades que -apenas un año antes- habían protagonizado la derrota municipal del PP en nuestra región. Se prefiere ignorar que fueron una advertencia sobre la decepción y cansancio que en sectores populares se viene instalando.
  • El redactor del informe debe ser de los pocos que desconocen la ruptura y/o crisis en que se encuentran varias de las principales CUPs (Leganés, Getafe…) o la propia situación de Ahora Madrid. No nos felicitamos por ello pues sabemos que el beneficiario será el PP y el bipartidismo (ya se vio en el resultado de las pasadas elecciones en esas ciudades), pero no es de recibo proponer esa estrategia sin ni tan siquiera hacer un balance político concreto de la situación. Y eso es lo que propone la dirección en su informe: un ejercicio de propaganda más propio de tertulianos que una reflexión de fondo para orientarse en la nueva etapa.
  • La propuesta de constituir Unidos Podemos como “espacio flexible de coordinación en primer lugar de las iniciativas del Grupo del Congreso” va en la misma dirección de fuga hacia adelante que es la auténtica línea estratégica de la dirección de IU Madrid. Primero, porque “coordinar las iniciativas del Grupo Parlamentario”, además de dotar de un carácter institucionalista a la propuesta, no parece que se pueda canalizar con la misma. Una “mesa camilla” con Podemos es el verdadero sentido de la iniciativa. No podemos compartirla pues a nuestro entender Unidos Podemos es una iniciativa federal y solo desde ese plano puede tener sentido avanzar en dotar, a lo que es una coalición electoral, de una estructura política. Las complejidades de ello, empezando por la situación y orientación de los “socios”, no son siquiera contemplados en el informe que presenta la dirección de IU Madrid. La experiencia de Unidad Popular (UP) en Madrid -el invento superador del que ya nadie se acuerda- debería ser un antídoto contra los voluntarismos y la política basada en la propaganda.
  • Por supuesto, el informe apenas contiene referencias a IU como organización y la necesidad de su fortalecimiento e impulso político, salvo en el párrafo final del mismo. No nos parece suficiente en absoluto. Y no por necesidad autorreferencial sino por el convencimiento del papel que debemos jugar en esta etapa y que otros actores ya han demostrado que no pueden. Es necesario que Izquierda Unida, sin sectarismo, exprese política y orgánicamente una idea de izquierda anclada en el mundo del trabajo y orientada a los trabajadores. En buena medida lo que viene sucediendo en los últimos años es un debate sobre el contenido y la forma de la izquierda, sobre su recomposición en estos tiempos de crisis e incertidumbre.

Desde Reconstrucción IU Madrid, con la participación activa de los compañeros miembros de la APyS, nos esforzaremos en impulsar la necesaria reorientación en estas cuestiones a través del debate y las propuestas que aportaremos a la reunión del máximo órgano de dirección de nuestra federación.