Neruda y el Winnipeg, el barco de la esperanza

Inauguración de una placa memorial en el puerto fluvial del río Garona

Neruda y el Winnipeg,  el barco de la esperanza

José Manuel Fernández

(Burdeos, 15 de abril de 2017)

En coincidencia con el día de la República española, la región de Aquitania vivió una semana de actividades en recuerdo de los 2.365 refugiados españoles que zarparon el 4 de agosto de 1939 con destino a Chile a bordo del carguero francés Winnipeg, fletado por el SERE y tutelado por Pablo Neruda en su calidad de Cónsul especial de Chile en París.

El epicentro de la celebración se situó en la ciudad de Pauillac y en Trompeloup, puerto fluvial del río Garona que registró las llegadas y salidas de un total de 85.059 refugiados españoles entre 1937 y 1939. Los primeros en llegar fueron los “niños de la guerra” asturianos, santanderinos y vascos. Y el último barco que partió fue el Winnipeg, con la Segunda Guerra Mundial en los talones.

El acto central consistió en la inauguración de un monumento de homenaje a Pablo Neruda y a los viajeros del Winnipeg en el muelle de Pauillac, frente al Ayuntamiento y a escasos metros del monumento a Lafayette, ilustre francés que partió de este puerto en 1777 para contribuir a la independencia de EE.UU.

La placa memorial, obra del escultor bordelés Régis Pedros, hijo de refugiados españoles, consiste en una panorámica del Winnipeg, la efigie de Neruda y un texto del poeta:

Todos fueron entrando al barco.
Mi poesía en su lucha había
logrado encontrarles patria.
Y me sentía orgulloso.

Yo sentía en los dedos las semillas de España,
que rescaté yo mismo y esparcí sobre el mar,
dirigidas a la paz de las praderas.

La idea partió de una iniciativa parlamentaria presentada en 2010 por Gaspar Llamazares en el Congreso de los Diputados. Cuatro asociaciones españolas y chilenas radicadas en Madrid (Memoria en Acción, Violeta Parra, Winnipeg y Derechos Humanos Francisco Aedo) se pusieron en contacto con la asociación Francia-Chile Aquitania y una delegación viajaró en 2015 a Pauillac, donde obtuvo el apoyo entusiasta del alcalde Florent Fatin Escudero, hijo también de madre española.

La inauguración fue un acto muy concurrido. Varios cientos de personas vinieron de toda la Gironda y de España, uniéndose a los vecinos de Pauillac. Carmen Negrín, nieta de Juan Negrín –presidente del gobierno republicano y del Servicio de Evacuación de Republicanos Españoles (SERE)- pronunció un emotivo discurso junto a los representantes de la Embajada de Chile y del Ayuntamiento de la ciudad, seguido de la lectura de algunos poemas de Neruda relacionados con el Winnipeg, y en presencia de diputados y alcaldes franceses de la comarca, con las banderas entrelazadas de Francia, Chile y la tricolor republicana.

Durante la semana los organizadores pronunciaron sendas conferencias en los tres institutos de la ciudad, con asistencia total de unos 400 alumnos y profesores de español, que comentaron el documental de Dominique Gautier y Jean Ortiz “Winnipeg, el barco de la esperanza”. También se inauguró una exposición en la mediateca de Pauillac y se celebró una fiesta hispano-chilena en la Casa del Turismo y del Vino, siendo esta región del Médoc la más conocida entre las productoras de los famosos vinos de Burdeos.

 

Miembros de las asociaciones promotoras, junto a Carmen Negrín

En 1939 Pablo Neruda recibió en París una carta de Rafael Alberti y de su compañera Delia del Carril relatando las desventuras de los refugiados republicanos en Francia. El poeta convenció al presidente de Chile, Pedro Aguirre, de que aceptara recibir a 2.000 refugiados españoles. En estrecho contacto con Juan Negrín, Neruda se instaló en un despacho del puerto y participó en la selección de los viajeros. Desde la orilla de una Europa que veía acercarse la Segunda Guerra Mundial, y a pocos meses de la ocupación nazi de Francia, el poeta agitó el pañuelo de la despedida, consciente de que ese viejo barco, propiedad de la Compagnie France Navigation (propiedad de la central sindical CGT), sería el último que zarpara hacia la libertad, cargado de ancianos, mujeres y niños. A bordo se organizaron dos hospitales atendidos por enfermeras y médicos franceses, se publicó una revista, se creó un coro vasco y se dieron conferencias durante la travesía.

El 3 de septiembre de 1939 el Winnipeg arribó a Valparaíso, donde les esperaba el joven Salvador Allende, ministro de Sanidad del gobierno del Frente Popular. Hoy día más de 20.000 descendientes de los refugiados del Winnipeg viven en Chile, en Francia y en España.

En 1942, el Winnipeg fue torpedeado por el submarino alemán U-433 y desapareció en las aguas del Atlántico. Pero en la memoria de españoles y chilenos sigue navegando como el inmortal Barco de la Esperanza.

La teniente de alcalde de Pauillac, Coraline Abdiche; el Cónsul de Chile y Carmen Negrín, en el acto inaugural de la placa 

Conferencia en el Colegio Pierre Belleyme

La placa en honor de Pablo Neruda y los refugiados del Winnipeg

El Winnipeg en 1939

La oficina de Pablo Neruda en el puerto de Pauillac-Trompeloup

Niños a bordo del Winnipeg

 

 

El Ayuntamiento de Pauillac

UNA SEMANA PARA LA REFLEXIÓN.  

Esta primera semana de abril ha comprimido aniversarios motivadores de reflexión (40 de la legalización del PCE) o balance (un año de la constitución de IU Madrid) con momentos de importancia como el congreso de las CCOO madrileñas. Cosas significativas para las gentes de la izquierda.

Todo, eso sí, enmarcado en una etapa caracterizada por la recomposición, no sin resistencia, de la hegemonía política de la derecha neoliberal. El acuerdo parlamentario sobre los presupuestos del Rajoy es una buena muestra de ello  tanto por el arco de fuerzas implicadas (PP, Ciudadanos y nacionalistas vascos y canarios) como por la incapacidad de la izquierda para oponer un frente común en las instituciones activador de la respuesta social. Se va así imponiendo una “normalidad” que  poco tiene ya que ver con la etapa de la “ilusión por el cambio” y “fin del régimen”.

Recuperar la iniciativa no será fácil ni inmediato pero existen razones     -una realidad social más consciente de su propia precariedad-    y bases materiales para lograrlo –una izquierda con la presencia institucional más numerosa en mucho tiempo, empotrada en un sistema sin un consenso social suficientemente asentado tras la crisis- si esas izquierdas superan su actual momento de recomposición  (temperatura y sensación térmica)  y abandonan su ensimismamiento para priorizar los intereses de la mayoría trabajadora por encima de los de sus dirigentes y aparatos.

No encontramos demasiados motivos para el optimismo: la constitución del “nuevo sujeto” en Cataluña ha estado más protagonizada por los “quienes” que por los contenidos. El dilema del PSOE se prolongara hasta su congreso de junio si bien el resultado de sus primarias ya evidenciara una orientación hacia un PSOE instalado en recuperar su papel de “izquierda oficial” u otro más dispuesto a ser parte de una alternativa necesariamente plural.

El aniversario 40 de la legalización del PCE ha tenido un cierto aire de carnaval adelantado. Medios y comentaristas de la derecha celebrando aquello para echar en falta hoy, en los herederos, la “sensatez” de aquel partido y, de paso, atribuir el mérito de su legalización a Suarez y el Rey, apuntalando así una lectura de la transición que expulsa el protagonismo de la izquierda clandestina y la movilización de buena parte de la población. Enfrente, pero para nada opuestos, aquellos dirigentes del actual PCE empeñados en encontrar el hilo que les conduzca allí donde realmente quieren estar –Podemos- saltándose el sentido y la historia de aquel momento para hacer contorsionismo político intentado acaparar los réditos sin contaminarse de “carrillismo”.  Regresando al pasado con su “Delorean” para ponerlo en coherencia con sus ambiciones de hoy.

Aquel Partido, de influencia de masas y organización capilar, de rigor político, de errores grandes pero aportación incuestionable, no podemos encontrarlo reflejado en un PCM cuya intervención en el reciente congreso de CCOO de Madrid ha estado despojada de principio alguno, solo a la búsqueda de poder instalar a su responsable (ni siquiera delegado sindical en su empresa) en la ejecutiva sindical. De tener a COBAS como ejemplo de sindicalismo y no perder ocasión para descalificar como “parte del régimen” al sindicalismo de clase, especialmente CCOO, a intentar imponer su acuerdo cupular (nunca mejor dicho dada la implicación de su secretario general) a los delegados congresuales miembros del Partido resolución mediante (aprobada 12 horas antes de la apertura del congreso).

Los fracasos políticos de la actual dirección del PCM, desde la fenecida Unidad Popular  hasta el espacio “desde la base” con que intentaron inicialmente intervenir en el proceso de CCOO; su resistencia  a reconocer el fiasco de la mayoría de las CUPs o su gestión autoritaria en el interno del partido, no pueden dejar de ser negativamente valorados en un año en el que también el PCM deberá celebrar su congreso.  

 Quienes en abril de 2016 nos presentamos en la asamblea de constitución de IU Madrid sin haber compartido en ningún modo el proceso abierto tras la desfederacion de IUCM en junio de un año antes, iniciábamos entonces un difícil recorrido para la RECONSTRUCCION de Izquierda Unida en la comunidad de Madrid. Nada facilitaba nuestra participación.

Tampoco, con la perspectiva que da el año trascurrido, nosotros mismos dimensionábamos correctamente la dificultad de lo que nos proponíamos. Nuestro principal error era no terminar de ser coherentes con el análisis, que si hacíamos, del nuevo marco interno de IU ni de los cambios que se habían producido en la izquierda. Desde las europeas a entonces no habían cambiado las reglas del juego sino que el juego ya no parecía el mismo.

Un año después, el proceso que iniciamos entonces avanza (mayor presencia en  asambleas de base, incorporación de compañeros, protagonismo en el debate interno en los órganos y en la conferencia de estatutos o acuerdo para la actual ejecutiva regional) sin superar nítidamente el principal obstáculo que desde el principio encontramos: el cansancio y escepticismo de tantos  tras años de fractura interna y confrontación y la dificultad de la orientación política en esta fase de recomposición de la izquierda. Es tiempo de incertidumbre y, por ello, de apego a lo conocido aunque se sepa que por ahí no hay salida.

En dos años se celebraran elecciones locales y autonómicas. Para entonces antes resulta necesario (no para nosotros sino para que la izquierda no PSOE o Podemos tenga realidad en Madrid) que  hayamos logrado superar esa inercia y alcanzado la reincorporación de tantos compañeros y asambleas que todavía no lo han hecho y que, de no hacerlo, se despertaran formando parte de operaciones electorales localistas para nada emparentadas con la unidad de la izquierda transformadora que se reclama.

La ceguera política  de la mayoría de la dirección de IU Madrid contribuye a ello mediante la ausencia de empatía con todo lo que no son los restos de aquel 49 y su probada incapacidad para resituarse en una realidad que viene negando sus premisas políticas. Ni la confluencia será como han dicho en sus documentos e informes, ni a la cita electoral llegara apenas alguna CUP entera, ni el “tiempo de la ilusión” se prolongara para ellos.

Como desde el principio hace un año, avanzaremos si conectamos con tantos cuadros y afiliados que van entendiendo que la cuestión de fondo no es menos confluencia sino más y mejor IU. 

Madrid, 9 de abril de 2017

   

Sobre la reunión con Podemos y Equo.

Hacia una propuesta unitaria para 2019.

Sobre la reunión con Podemos y Equo.     

Los portavoces de IU Madrid dirigían ayer mismo un escrito dando cuenta de la reunión mantenida con Podemos y Equo este pasado viernes en la sede del primero y de la que se hicieron eco los medios.

Terminaban  su breve nota poniéndose a disposición para aclarar cualquier duda sobre el particular. Nos acogemos a esa aptitud para trasladarles, a ellos y a todos los afiliados de IU Madrid, algunas consideraciones sobre la “hoja de ruta” y el proceso unitario “de cara a 2019” que fueron el objeto de esa reunión y de otras  que se anuncian.

Lo primero es ser capaces de superar cierto “cretinismo anti institucional” que  la dirección de IU Madrid sigue exhibiendo incluso a la hora de abordar un proceso como este que, no por casualidad, fija su término y objetivo en 2019. O sea en las elecciones locales y autonómicas.

Se trata de ir avanzando en la estrategia y la forma  de la  presencia de IU y los demás sujetos políticos en esa cita electoral. Ese y no otro es el fondo que motiva a los reunidos el viernes en la sede de Podemos y ocultárselo a uno mismo –y a los propios- no nos parece sensato ni útil. El fracaso del PCM en la puesta en pie de Unidad Popular o la experiencia de la compañera Sol en aquel tinglado, deberían ahora jugar un papel positivo para evitar dinámicas absurdas y artificiales  como aquella. La retórica no puede sustituir a la política.  

La referencia a los “espacios de movilización social” como “aportación” de la delegación de IU Madrid en la reunión, según informa la nota de los portavoces, apenas es un latiguillo obligado que fácilmente suscriben unos  presentes  que ya  vienen coincidiendo en la  contestación que todavía se mantiene en la calle, como volveremos a ver este 8 de marzo.

Seguro que sería una cuestión de fácil y rápido acuerdo. No así, por ejemplo, las relacionadas con la fórmula jurídico política de esa articulación unitaria ni el cómo configurar las candidaturas  Y ahí si convendría que IU Madrid se fuera dotando de una propuesta concreta y bien debatida en sus órganos y asambleas locales (adelantar aquí que, en contra de lo afirmado por la comunicación de IU Madrid,  el modelo de primarias de Ahora Madrid no nos parece adecuada garantía de pluralidad). Una propuesta que, así lo defenderemos, respete las competencias de las asambleas para la decisión final  sobre su presencia electoral y el papel del acuerdo programático imprescindible.

Claro que para eso desde la dirección se debería antes perder el miedo a la realización de un balance concreto de la experiencia de las CUPS y de la mismísima Ahora Madrid. Un balance no “ideológico” ni de consigna, sino político, desde lo que realmente han supuesto de “cambio”,  y que contemple la aportación real de IU y su saldo a fecha de hoy. Ya urge. Seguiremos insistiendo.

Ello desde el acuerdo con la afirmación, contenida en el comunicado oficial, sobre lo necesario de trascender el marco local para situar en el de la comunidad la posible confluencia destinada a desalojar las políticas de austeridad y recorte. Precisamente, la ausencia de ese “paraguas” que aglutine es una de las carencias que han convertido en un patchwork indescifrable el mapa de las cups en Madrid y facilitado la dispersión programática y de actuación o la fractura y el caos interno de varias.

La nota de IU Madrid recoge también la idea de “implicar a una amplia base social que desborde a las organizaciones”. Nada que objetar. Como lo de la movilización social antes referido, se trata de fórmulas casi rituales en este tiempo político. Eso sí, y como venimos sosteniendo en los órganos, IU Madrid debe asentar en su análisis la idea de cambio de etapa. El ciclo electoral del que formará parte 2019 no será ya el finalizado en junio pasado.

Esperamos de IU Madrid  sepa transitar  -junto a sus posibles socios electorales- desde  un “antagonismo referencial” a una política  que permita viabilizar el desalojo de Cifuentes del gobierno. La estrategia del sorpasso como prioridad y el nefasto y simplista  análisis de “fuerza del régimen” en que se sostiene, no pueden volver a frustrar la derrota del PP.

Madrid, 5 de marzo de 2017.

Un acuerdo necesario para una IU Madrid plural

Carmen Domínguez y Lali Vaquero *

El pasado 28 de enero se celebraba la  reunión de la Asamblea Político Social de Izquierda Unida Madrid. Se trataba de la primera reunión de un órgano en el que residen, según los nuevos estatutos, las máximas competencias de dirección de la nueva federación de IU en Madrid, constituida  tras la desfederación de IUCM.

La elección de Sol Sánchez, a nuestro entender de manera  poco “edificante” en términos democráticos (de ahí nuestro voto en el órgano), como nueva coportavoz en sustitución de Chus Alonso, hizo pasar a segundo plano lo que consideramos puede suponer un gran paso para sacar a las gentes de IU en Madrid del bucle en que nos metió la decisión adoptada por la anterior dirección federal en junio de 2015 (desfederación).

En su intervención ante ese órgano, Mauricio Valiente como portavoz de la ejecutiva regional (ahora denominada Comisión Colegiada), comenzó por reconocer autocríticamente que no había habido “el tiempo necesario en los contactos iniciados” para incorporar al debate, como habría deseado,  una propuesta de  modificación de la Comisión Colegiada  que significara la incorporación a la misma de quienes en la asamblea regional de constitución de IU Madrid habíamos impulsado documento político y candidatura alternativos a los oficiales  y que hasta el día de hoy, por voluntad de esa mayoría que Valiente representa, permanecemos fuera de la dirección. En esa misma intervención se comprometía a trasladar esa propuesta a la reunión que deberá celebrar la Coordinadora Regional (CR) de IU Madrid.

El mismo día 28 de enero, Europa Press difundía unas declaraciones en las que Mauricio Valiente subrayaba, y así titulaba la agencia, que IU Madrid estaba “abierta a todos los que militaban en IUCM”.

Desde Reconstrucción IU Madrid saludamos esta nueva disposición de la dirección regional y, como señalábamos en Twitter, “más vale tarde –mucho– que nunca. Ahora, hechos”.

Y es que, efectivamente, los contactos entre nuestro espacio y la dirección se iniciaron semanas después de la asamblea regional del pasado abril sin concluir positivamente, dadas algunas diferencias de fondo que, esperamos, estemos ahora en condiciones de superar.

No nos parecía entonces, ni ahora, adecuado acordar una presencia en la dirección, garantizando así que ésta reflejara la pluralidad existente en nuestra federación, sin haber resuelto que esa misma pluralidad sea aceptada con plena normalidad en la estructura de la nueva IU Madrid. El fin de vetos existentes pero nunca argumentados respecto a compañeros; la aceptación de la existencia de asambleas siempre postergadas en su reconocimiento oficial como parte de IU o, todavía más  básico, la incorporación de compañeros y compañeras que sintieron la “desfederacion” como un atropello, pero que desean seguir siendo parte de IU sin renunciar a sus derechos y opiniones, son situaciones cuya superación  consideramos –deseamos– que anuncian las declaraciones de Mauricio en la APS y ante los medios.

Nuestra –posible– incorporación a la dirección regional seria así un paso natural, consecuencia del reconocimiento de la pluralidad de posiciones que nos identificamos con Izquierda Unida como proyecto unitario de la izquierda en nuestra comunidad y la reconocemos como marco de trabajo y debate compartidos.

A ese trabajo común y a ese debate permanente que caracteriza a la izquierda, estamos decididos a aportar nuestro esfuerzo y orientación política. Esperemos que ahora sí sea posible. 

(*) Carmen Domínguez es miembro de la Comisión Colegiada de IU Federal y de Coordinadora de IU Madrid. Lali Vaquero es miembro de la Coordinadora de IU federal y de la Coordinadora de IU Madrid. Ambas fueron candidatas en la lista de ‘Reconstrucción IU Madrid’ en la Asamblea regional.

Artículo publicado en cuartopoder.es el 16/2/2017

Madrid con Siria

Resolución presentada desde Reconstrucción IU Madrid en el debate de la Asamblea Políticio y Social del 28 de Enero de 2017 y que no fue admitida a debate.

Asamblea Política y Social de IU Madrid

RESOLUCIÓN
sobre las jornadas de “Madrid con Siria” celebradas los días 27 y 28 de enero de 2017 en la Casa Árabe y el Centro Cultural Conde-Duque

Ayer, viernes 27 de enero, se celebró en la Casa Árabe de Madrid el acto titulado “Jorna- da de sensibilización. Madrid con Siria”. Entre otros participantes estaban representantes de las organizaciones Cascos Blancos y la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio. En el car- tel del acto figuraba como colaborador el Ayuntamiento de Madrid.

Hoy mismo está convocado una “Gala benéfica de la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio con Cascos Blancos y Sham El Jair” en el Centro Cultural Conde-Duque, centro municipal del Ayuntamiento de Madrid.

Ante esta convocatoria, y dada la participación y responsabilidades de IU Madrid en el go- bierno de la ciudad a través de AhoraMadrid, la Asamblea Política y Social de IU Madrid traslada las siguientes consideraciones:

1. LosCascosBlancosfueronfundadosafinalesde2012porJamesLeMesurier,ex- militar de la inteligencia británica, con fondos del Reino Unido, Estados Unidos y otros aliados, mientras que las instalaciones y material en Estambul, donde se ins- talaron, provenían del gobierno turco. Recibieron hasta 13 millones de dólares en 2013 de, nuevamente, Reino Unido, Estados Unidos y el Consejo Nacional Sirio, el gobierno paralelo que ambos financiaban. En 2015, la Agencia de los Estados Uni- dos para el Desarrollo Internacional (USAID) publicaba -y ahí sigue- que les habían financiado con más de 16 millones de dólares.

Los Cascos Blancos, pues, no son una ONG.

La web de los Cascos Blancos pertenece a La Campaña Siria, que se declara co- mo una iniciativa de apoyo a las protestas democráticas del pueblo sirio de 2011. Según esta Campaña -y según los Cascos Blancos- la culpa de todo lo que ha su- frido y sufre Siria es única y exclusivamente de la presunta represión de Bashar al- Assad de dichas, presuntas, manifestaciones espontáneas y pacíficas.

Nada se dice de la aparición desde el primer día de armas automáticas, explosivos, morteros, 4×4 con ametralladoras, terroristas yihadistas provenientes de Irak, Tur- quía, Catar… Nada se dice de la financiación que públicamente admitieron Estados Unidos y Hillary Clinton. Nada se dice del acuerdo de Siria y Rusia para la cons- trucción de un gaseoducto que perjudicaba las aspiraciones de Arabia Saudí, el verdadero origen de la “primavera siria”. Nada se dice de las armas químicas libias que terminaron cayendo sobre Damasco por ataques de los yihadistas.

Los Cascos Blancos, pues, no son neutrales.

Miembros de los Cascos Blancos han sido vistos en docenas de fotografías y víde- os confraternizando con terroristas y celebrando sus victorias. Un día aparecen trasladando a un herido -al que no se le ven heridas- y al siguiente aparecen con un fusil al hombro. Un día un fotógrafo posa con los degollares de un niño de diez años y al día siguiente se hace famoso fotografiando a Omran, otro niño herido -también sin heridas visibles- en el interior de una ambulancia. Un día les vemos denunciando bombardeos y al siguiente pisoteando cadáveres de sirios.

Desde el comienzo, los Cascos Blancos han usado imágenes de otros años, de otros bombardeos y de otros países asegurando que eran de ahora y de Siria. He-

mos visto vídeos sangre sin heridas, mascarillas de oxígeno conectadas sin regula- dor, médicos que ayer eran pacientes, pacientes muertos de risa hasta que ven que la cámara les enfoca…

El objetivo de los Cascos Blancos, pues, no es humanitario.

Los Cascos Blancos son propaganda de los terroristas islámicos financiada con di- nero de Estados Unidos y el Reino Unido dentro de la campaña de injerencia impe- rialista internacional para derrocar al gobierno sirio. Los Cascos Blancos son tan pro-terroristas que hasta sus propios financiadores, Estados Unidos, denegaron la entrada a su director en 2015 por, precisamente, colaborar del terrorismo.

  1. Porsuparte,laAsociacióndeApoyoalPuebloSiriodeclaradesdesufundaciónen verano de 2011 que apoya la “revolución” siria -revolución que nunca fue tal- y ex- presa de forma reiterada su apoyo al Ejército Libre Sirio, es decir, el ejército terro- rista yihadista. El 18 de diciembre de 2011, la AAPS y Socialismo Libertario se ma- nifestaban en Madrid, expresando su apoyo al Consejo Nacional Sirio, el gobierno paralelo financiado por Estados Unidos y el Reino Unido y de marcado carácter ne- oliberal.
  2. Queestasdosorganizacioneshayanconseguidoengañaragentesbienintenciona- das es grave. Que hayan llegado a conseguir apoyo -consciente o no- del Ayunta- miento es muy grave. Pero que en ese Ayuntamiento esté presente Izquierda Unida es algo que no puede pasar sin respuesta.Nuestro papel y capacidad de condicionar la línea política del Ayuntamiento de Ma- drid se pone en cuestión de nuevo toda vez que no es el primer caso en que se muestran apoyos contrarios a nuestra posición en el ámbito internacional.
  3. AntelapropuestadeladireccióndeIUMadriddeunprocesodeconfluenciacon otras fuerzas en el marco de Unidos Podemos, urge reflexionar sobre las bases de esa confluencia. Esas bases deben ser el fortalecimiento y autonomía de nuestra organización, el rechazo frontal a convertirnos subalternos de nadie y el compromi- so irrenunciable con nuestros principios y objetivos. Evitar, en fin, huidas hacia ade- lante que puede llevar a repetir errores con la creación de fórmulas poco meditadas o desde la debilidad organizativa.

Por todo ello, la Asamblea Política y Social de IU Madrid:

  • Expresa su rechazo a la celebración de las actividades de la AAPS y los Cascos Blancos con la colaboración -consciente o no- del Ayuntamiento y en espacios mu- nicipales y a que el Ayuntamiento colabore de ninguna manera ni preste ningún apoyo material o económico a este tipo de organizaciones.
  • Insta a los concejales de nuestra organización con responsabilidades en el equipo de Gobierno municipal a expresar este mismo rechazo por coherencia política.
  • Exige del Ayuntamiento de Madrid que clarifique el motivo de la cesión del Centro Cultural Conde-Duque a la AAPS y los Cascos Blancos.
  • Exige de Ayuntamiento de Madrid un posicionamiento que desmarque a la institu- ción de la conferencia celebrada en la Casa Árabe y que revise las condiciones del convenio de colaboración que mantiene con la misma.

    Madrid, 28 de enero de 2017.

El sector crítico votara en contra de la constitución de Unidos Podemos según propone la dirección regional. 

El sector crítico de la federación madrileña agrupado en “Reconstrucción IU Madrid” ha señalado su desacuerdo con algunas de las cuestiones centrales que se recogen en los documentos que la dirección regional presenta a la primera Asamblea Político Social de la formación este próximo sábado 28 de enero.

Así, según indican portavoces de este colectivo,  presentaran diversas  aportaciones al Informe de Gestión en donde, se destaca, ni tan siquiera aparece un balance económico para su discusión ni, por consiguiente, un presupuesto que pueda ser conocido y debatido por la militancia.

Desde “Reconstrucción IU Madrid” se señala respecto al Plan de Acción que también se presenta a esta primera reunión del máximo órgano de dirección, su voluntad de impulsar los compromisos de trabajo que recoge y estén en sintonía con el homologo plan aprobado por la dirección federal así como lo referido a la campaña contra la precariedad impulsada también desde IU federal si bien, se afirma, esperan que en el debate la dirección regional se avenga a ceñir los contenidos de su propuesta a lo acordado federalmente retirando aquellos elementos incorporados que “alientan una visión liquidacionista de IU como expresión política autónoma y organizada en pos de una ensoñación de “superación” que los hechos vienen desmintiendo diariamente”.

Pero es en el análisis y propuesta política recogida en el Informe que la dirección somete a debate donde se manifiestan las diferencias sustanciales entre este sector crítico –que en la asamblea de la pasada primavera alcanzo un 20% de representación y, en la reciente consulta sobre los nuevos estatutos aprobados por la dirección regional encabezo su rechazo logrando un tercio de apoyos a su posición entre los afiliados que participaron en la misma- y la línea que se viene impulsando desde IU Madrid.

  • “El informe político, apuntan desde “Reconstrucción IU Madrid”,  se escabulle de la realidad en su mención al papel de los “gobiernos locales del cambio”. Para nada se plantea la cuestión de los frustrantes resultados (en las pasadas elecciones generales) de Unidos Podemos en la mayoría de las  ciudades que apenas un año antes habían protagonizado la derrota municipal  del PP en nuestra región. Se prefiere ignorar que fueron una advertencia  sobre la decepción y cansancio que en sectores populares se viene instalando”.
  • “El redactor del informe debe ser de los pocos que desconocen la ruptura y/o crisis en que se encuentran varias de las principales CUPS (Leganés, Getafe…) o la propia situación de Ahora Madrid. No nos felicitamos de ello pues sabemos que el beneficiario real será el PP y el bipartidismo (ya se vio en el resultado de las pasadas elecciones en esas ciudades) pero no es de recibo proponer esa estrategia sin ni tan siquiera HACER UN BALANCE POLITICO concreto DE LA SITUACION. Y eso es lo que propone la dirección en su informe: un ejercicio de propaganda más propio de tertulianos que una reflexión de fondo para orientarse en la nueva etapa”.
  • “La propuesta de constituir Unidos Podemoscomo “espacio flexible de coordinación en primer lugar de las iniciativas del grupo del congreso” va en la misma dirección de fuga hacia adelante que es la auténtica línea estratégica de la dirección de IU Madrid. Primero, porque “coordinar las iniciativas del grupo parlamentario” además de dotar de un carácter institucionalista a la propuesta no parece se pueda canalizar con la misma. Una “mesa camilla” con Podemos es el verdadero sentido de la iniciativa. No podemos compartirla pues a nuestro entender Unidos Podemos es una iniciativa federal y solo desde ese plano puede tener sentido avanzar en dotar, a lo que es una coalición electoral, de una estructura política. Las complejidades de ello, empezando por la situación y orientación de los “socios”, no son siquiera contemplados en el informe que presenta la dirección de IU Madrid. La experiencia de Unidad Popular (UP) en Madrid –el invento superador del que ya nadie se acuerda- debería ser un antídoto contra los voluntarismos y la política basada en la propaganda”.
  • “Por supuesto, el informe apenas contiene referencias a IU como organización y la necesidad de su fortalecimiento e impulso político, salvo en el párrafo final del mismo. No nos parece suficiente en absoluto. Y no por necesidad autorreferencial sino por el convencimiento  del papel que debemos jugar en esta etapa y que otros actores ya han demostrado que no pueden. Es necesario  que Izquierda Unida, sin sectarismo, exprese política y orgánicamente una idea de izquierda anclada en el mundo del trabajo y orientada a los trabajadores. En buena medida lo que viene sucediendo en los últimos años es un debate sobre el contenido y la forma de la izquierda, sobre su recomposición en estos tiempos de crisis e incertidumbre.

Desde “Reconstrucción IU Madrid”, con la participación activa de los compañeros y compañeras miembros de la APS, nos esforzaremos en impulsar la necesaria reorientación en las cuestiones planteadas y  recogidas en este comunicado a través del debate y las propuestas que aportaremos a la reunión del máximo órgano de dirección de  nuestra federación.

Madrid, 27 de enero de 2017.

¡Un respeto a IU, por favor!

En vísperas de la última reunión de la Coordinadora Federal de Izquierda Unida, celebrada el sábado 14 de enero, la dirección se vio obligada a eliminar del orden del día una resolución que tenía ya ultimada “sobre la guerra de Siria”. El texto fue retirado a hurtadillas ante las múltiples reacciones contrarias –¡hasta de la propia dirigencia del PCE!-, pues se trataba de una propuesta simplista, sin rigor e incluso evidenciando un grave desconocimiento de la realidad (el Gobierno sirio no es “laico” – como decía el texto de la resolución- sino aconfesional, e ignorando el carácter multiconfesional de la sociedad siria, algo clave para entender la crisis abierta en ese país. Pero, sobre todo, marcaba una equidistancia en cuanto a la intervención extranjera que no sólo era errónea, por ignorar el grado de implicación de unas potencias y otras, sino que además situaba en un mismo lugar los apoyos a un gobierno legítimo con los que sustentan a organizaciones terroristas. En definitiva, aquella resolución era un desvarío que sepultaba la nítida política antiimperialista de IU y su histórico posicionamiento anti OTAN.

Este error, que es de bulto, no es algo excepcional en la actual IU. Y es precisamente por ese carácter de normalidad con el que se vienen produciendo situaciones que podrían considerarse anómalas en IU por lo que es necesario advertir de ello. Cuando una o varias personas están al frente de una organización, el nivel de exigencia aumenta exponencialmente. No sólo porque actúan como imagen, como proyección pública de esa formación, sino porque ostentan la representación de miles de

militantes y simpatizantes con unas raíces muy fuertes y profundas. La flexibilidad por razones coyunturales, incluso en lo orgánico o en la política de alianzas, puede ser discutible, pero también necesaria. No obstante las ideas que sostienen y alimentan esa organización no pueden admitir esos cambios ni negociaciones al albur de si los vientos soplan en una dirección u otra, a no ser que nuestros principios sean aquellos de los que hablaba Marx… Groucho.

En IU, al menos que sepamos, siempre ha habido una serie de ideas y valores profundamente compartidos por todos sus militantes, simpatizantes y, creemos, también por sus “votantes de a pie”. Nos referimos a valores relacionados con el antiimperialismo, el NO a la OTAN que estuvo en el alumbramiento de IU, el republicanismo, la lucha por la igualdad y los derechos de las mujeres -por el aborto también, por supuesto-, la Memoria Histórica, la defensa del medio ambiente y varias más. Al margen de las políticas y debates que toque mantener en cada momento por razones de actualidad política – no somos tan ingenuos como para demandar que se hable de todo esto a cada momento, por si acaso alguien está tentado de pensarlo-, estas son algunas de las raíces que siempre nos han sujetado a ese árbol común que es IU y al que todos hemos contribuido en su nacimiento y desarrollo.

Viene a cuento este recordatorio al hilo de la intervención en el encuentro “Espacios del cambio” – una reflexión pública sobre el estado y el futuro de las confluencias- de la persona que dirige y que siempre suele proyectar la imagen de Izquierda Unida en cada momento, su actual coordinador federal. En varios momentos llega a afirmar que “es una virtud la incapacidad que tiene el votante de a pie de diferenciar entre los discursos” de

Podemos, IU y las confluencias, o que “hay gente que ya no sabe si yo soy de IU o de Podemos y eso no es un perjuicio, es una buena noticia”.

De entrada, siempre es deseable que un dirigente político tenga claros los principios de precaución, responsabilidad y respeto ante lo que significa su propia figura. De lo contrario las cosas se mezclan y confunden hasta deformar la imagen de lo que se dice querer representar. Estas confusiones suelen terminar siempre en ese lugar donde se mezclan lo público y lo privado, el discurso comúnmente acordado y las ocurrencias de coyuntura. Estas cosas, cuando ocurren, dejan entrever distanciamiento del sentir de la organización, cuando no de un sostenimiento caprichoso.

No, no es bueno que haya gente que no sepa si nuestro coordinador federal es de IU o de Podemos, porque eso supone que algo no estamos haciendo bien, que nuestro perfil y nuestro programa se ha desdibujado y pueden percibirnos como un mismo proyecto cuando no los somos. ¿Tiene claro Podemos el discurso republicano que de forma tan inconfundible defiende IU? ¿Tiene claro Podemos que la OTAN es el brazo armado del capitalismo y que, por tanto, un discurso anticapitalista es incompatible con el belicismo de sometimiento, criminal y saqueador, de la organización atlantista? ¿Cuándo una importante dirigente de Podemos dice que “el aborto no es un tema que construya potencia política y de transformación, por lo tanto, no es prioritario”, está trasladándonos su particular pensamiento o haciéndonos partícipes de una posición elaborada entre muchos y muchas? ¿Cuándo Podemos coincide con Ciudadanos en proponer legalizar la prostitución, hemos de asumir también desde IU que uno de los ejes centrales de la nueva política consiste en esclavizar a las mujeres? ¿También

hemos de compartir desde IU que se esté trabajando para hacer desaparecer cualquier proyecto que se vincule de forma determinante a los objetivos de la clase obrera? ¿O que, en lo concreto, dejen de ser prioritarias hasta difuminarse las políticas de creación de empleo, digno y de calidad?

Valorar como una buena noticia el hecho de que haya “gente que ya no sabe si yo soy de IU o de Podemos”, sitúa en un más que dudoso papel a la propia dignidad del proyecto autónomo de IU, trastoca severamente su línea política y mete en una vía muerta su viabilidad como organización. ¡Si no es esto lo que se pretende, al menos eso es lo que parece!, por lo que alguien debiera dar las oportunas explicaciones a la militancia de IU, ¡a la sufriente y heroica militancia de IU!, a la que tanto deben sus dirigentes y a la que, últimamente, tanto se olvida o incluso se desprecia.

ANTE LOS RESULTADOS DE LA RATIFICACION DE ESTATUTOS.

A TODA LA AFILIACION. 

UN SÍNTOMA DE LA SITUACIÓN EN IU MADRID.

Hoy se han dado a conocer los resultados (provisionales) del proceso  puesto en marcha por la dirección de IU Madrid para la ratificación de los estatutos salidos de la conferencia del pasado diciembre. Desde quienes impulsamos  “reconstrucción IU Madrid” queremos trasladar al conjunto de los afiliados y afiliadas nuestra valoración.

Como era de prever, la propuesta de estatutos ha sido ratificada por la mayoría de los participantes en la consulta en un proceso que, lo primero que debemos constatar, es su inusual y desproporcionado alargamiento en el tiempo considerando que el total del censo llamado a participar era de menos de 1900 compañeros y compañeras. Desde el 26 del pasado diciembre hasta el 13 de enero, on line y presencialmente, durante 20 días se ha podido participar, cosa que finalmente han hecho apenas 615 afiliados y afiliadas, es decir, poco más de 30 cada día. Un  32 % del censo de afiliados ha participado en la ratificación.  

Resulta de nuevo evidente que la separación de votación y debate colectivo en la base, promovida por la “democracia digital”  a la que la dirección de IU Madrid se ha apuntado, no significa mayor participación numérica y si, en cambio, un empobrecimiento de nuestra federación como sujeto político.

Con los resultados de la consulta comprobamos que poco más de 1 de cada 5 afiliados y afiliadas a IU Madrid (435 de 1898, un 23% del censo) han aprobado los nuevos estatutos.

Desde “Reconstrucción IU Madrid” valoramos los nuevos estatutos como un retroceso en cuanto a soberanía, federalidad y democracia interna, no tenemos pues, nada que celebrar salvo destacar que casi un tercio de quienes participaron, compartieron nuestro rechazo.

Más allá de estas consideraciones que deberían hacer reflexionar a la dirección regional de IU (y federal) sobre el anoréxico respaldo cosechado por sus estatutos, este proceso de ratificación vuelve a evidenciar la desmotivación en que se encuentra instalada la militancia madrileña desde el atropello que supuso la “desfederación” y que, en absoluto, la puesta en marcha de la “nueva” federación está sabiendo resolver. Es esta una realidad incompatible con los planes y campañas que desde IU se proponen –y compartimos-  para estos próximos meses reduciéndolos en Madrid a simple propaganda.  

Madrid, 15 de enero de 2017.

OTRO NO A ESTOS ESTATUTOS: LOS SMIS

Desde hace años, los actuales dirigentes de IU Madrid –y no digamos los que nos abandonaron a las puertas de las elecciones para irse a Podemos– hicieron bandera y causa de la austeridad en los salarios de nuestros representantes. Y compartimos el argumento.

Los dirigentes y cargos electos de una organización obrera no pueden estar forrándose en las concejalías y parlamentos de un sistema que dicen querer cambiar. Ni la política es un vehículo para el lucro propio –esto no es el PP ni el PSOE– ni ocupan esos cargos por un designio divino sino de sus compañeros de militancia. A estos se deben, a su organización, programa y al compromiso que representa.

Por tanto, su salario debe ser digno y suficiente para cubrir sus necesidades y los gastos derivados de sus funciones, pero austero y ajustado a la precaria realidad laboral y salarial de nuestro país y de la clase social que representan y les ha elegido. Una vez cubiertos estos requisitos, todo lo que exceda –porque el salario no lo dictamos nosotros sino el Estado– se dona a la organización para financiar la misma lucha que les ha llevado a esos cargos, la lucha por los intereses de los trabajadores.

Ligar el salario de nuestros representantes al SMI es asegurarnos de mantener los pies en el suelo y la conciencia en la realidad de nuestra clase social, es una forma de blindarnos contra la corrupción inherente del sistema capitalista y es una forma de poner esta falsa democracia burguesa al servicio de la lucha por la justicia socialista.

Claro, que una cosa era exigir austeridad a otros hace dos años y otra aplicársela uno ahora.

Los anteriores Estatutos Federales de IU, los de la X Asamblea de 2012, establecían:

Las retribuciones netas tendrán una banda salarial de un mínimo de 2,5 veces el SMI y un máximo de 3  veces el SMI. Se cubrirán los gastos derivados de alojamiento y transporte, debidamente justificados que  no podrán superar la cantidad de 1,5 veces el SMI.

Es decir, entre 1310,40 y 1965,60 €/mes netos. Pero no parecía suficiente y en 2016, en los Estatutos de la XI Asamblea, donde fue elegido Alberto Garzón, se aumentó:

Las retribuciones netas serán un máximo de 3 veces el SMI. Se cubrirán los gastos derivados de  alojamiento y transporte, debidamente justificados que no podrán superar la cantidad de 1,5 veces  el SMI y se aplicará un corrector para las personas que tengan familiares a su cargo.

¿Y cuál es ese “corrector”? No se especifica.

Después vino la aprobación de la Carta Financiera “temporal” de IU Madrid, que estaría vigente hasta fin de 2016. Se presentó por sorpresa –sin la antelación mínima debida, como en los viejos tiempos de IUCM– en el Consejo Regional del 14 de octubre. A los actuales dirigentes de IU Madrid, los 2000 €/mes que reclamaban como máximo cuando eran oposición en IUCM les parecieron poco ahora que los iban a cobrar -más los “correctores”- y propusieron lo siguiente:

image001

Es decir, que el máximo a cobrar ya no era el algo menos de 2000 €/mes que establecía IU Federal sino algo más de 3500 €/mes para los cargos de IU Madrid.

Para colmo, como decimos, esta Carta Financiera no fue enviada a las asambleas y miembros del CR con la antelación mínima de 48h que establecen los Estatutos Federales para que todos los militantes puedan debatirla, hacer propuestas y decidir su postura en el CR, sino que fue presentada a la entrada del mismo, con lo que los consejeros apenas tuvieron tiempo de estudiarla y las asambleas no pudieron verla en absoluto.

No es de extrañar esta voluntad de ocultar a los militantes un documento que va en contra de lo que defendían hasta ayer mismo.

Por esa falta de antelación, la aprobación de la Carta fue impugnada al Comité de Garantías, y admitiendo implícitamente dicho incumplimiento, la Comisión Colegiada volvió a presentarla en el siguiente CR, el 17 de noviembre. Y en esta segunda ocasión, cuando ya muchos militantes conocían el contenido de la Carta, se volvió a aprobar… pero con un 30% menos de apoyos.

Y por último tenemos la Carta Financiera definitiva aprobada en los Estatutos que ahora se nos pide ratificar, que recoge lo mismo que los Estatutos Federales: 3 SMIs más un “corrector” que no se cuantifica. Pero en la propuesta de Estatutos sí se decía cuánto iba a ser ese corrector:

El salario máximo a percibir, 3 SMI de forma general, será  aumentado medio SMI por cada miembro de la unidad familiar sin ingresos,  debidamente justificado.

Es decir, que un cargo público de IU Madrid con dos hijos pequeños recibiría un SMI más, subvención por familiares.

Como bien señaló la compañera Carmen Villares en la Conferencia de Estatutos, ese “corrector para las personas que tengan familiares a su cargo” supone un retroceso en la lucha por un salario digno:

de ninguna manera, los salarios de nuestros cargos públicos pueden recoger subvención alguna por familiares sin recursos, algo que retrotrae a aquella época de “puntos” por cargas familiares, y es opuesto al concepto que siempre han defendido los sindicatos de clase e Izquierda Unida del salario debido por el valor del trabajo desempeñado.

Por todo ello, por la falta de coherencia con el proyecto federal, por la injustificable excepcionalidad que se establece para los cargos de IU Madrid, por el retroceso que supone en la lucha por un salario digno vinculado al trabajo y no al asistencialismo, por no concretar en el documento definitivo cuál será el “corrector” y por todo lo expuesto en nuestro anterior comunicado, desde Reconstrucción IU Madrid rechazamos estos Estatutos y pedimos a los militantes de Madrid que voten No a su ratificación.