Por la reconstrucción de IU en Madrid

Publicado en Cuartopoder: 1/4/2016 08:17

Lali Vaquero y José Andrés Llamas *

Lali_Vaquero Jose_Andres_Llamas

Los próximos días 2 y 3 de abril tendrá lugar en Madrid la asamblea de constitución de la nueva organización de IU en nuestra región. Tras la desvinculación a la que fue sometida IUCM por la dirección federal en junio del pasado año, los miles de hombres y mujeres que formaban parte de ella sufrieron la misma suerte, viéndose obligados a un tortuoso proceso de reafiliación debido a un intento de ‘matar moscas a cañonazos’. Es así como puede ser catalogada la decisión de buena parte de la dirección federal de IU, que pretendía así castigar a la dirección de la federación madrileña por incumplir reiteradamente sus mandatos.

Después de esa desproporcionada y a todas luces desmesurada decisión, que casi un año después ha conllevado la pérdida de gran parte de la afiliación que tenía la federación madrileña, es el momento de volver a poner en marcha el proyecto de IU en la región de Madrid. Un proyecto político netamente de izquierdas, defensor de los intereses de la clase trabajadora, leal a su bagaje histórico, a sus luchas y conquistas y que no renuncia a confluir con otros movimientos y fuerzas transformadoras, pero eso sí, siempre desde el respeto a su identidad y a su cultura y a la del resto de organizaciones con las que decidamos caminar.

Fuimos críticos con aquella decisión y seguimos siendo críticos con la oficialidad de la nueva IU que pretenden crear en la Comunidad de Madrid. Por ello decidimos formar parte de un numeroso grupo de militantes en la región que quieren impulsar la reconstrucción de la nueva IU en base a la negociación y el acuerdo, pero sin renunciar a lo que representa y puede seguir representando nuestra organización, tanto hoy como mañana.

Las pasadas elecciones autonómicas y, sobre todo, las municipales, vinieron a clarificar la equívoca e ineficaz posición de los que defendían, y siguen defendiendo actualmente, que IU debía virar su rumbo hacia modelos asociados a los nuevos partidos emergentes, más concretamente hacia Podemos, tanto en lo político como en lo organizativo. Esta propuesta errática –mantenida en Madrid, entre otros, por la dirección actual del PCM con su secretario general al frente-, solo ha servido para desilusionar y despistar a nuestros afiliados, afiliadas y simpatizantes y para desfigurar y difuminar la existencia de un proyecto claramente de izquierdas en nuestra comunidad.

Los acuerdos alcanzados en las municipales de Madrid Ciudad, en la que IU accedió a diluirse en ‘Ganemos’ mientras Podemos mantenía su autonomía como interlocutor en su relación bilateral con esa marca, demostraron la voluntad de plegarse a las directrices de la nueva formación por parte de los que ahora también pretenden encontrar ‘sujetos superadores’ no se sabe muy bien de qué, dónde y con quién.

La famosa ‘ventana de oportunidad’ que debía abrirse y aprovecharse ‘ahora o nunca’ en las pasadas elecciones generales ha evidenciado su carácter oportunista y ser un mantra construido sobre un endeble andamiaje argumentario. El nuevo bipartidismo de dos caras y el insuficiente retroceso de las dos principales fuerzas políticas tanto en nuestro país como en la Comunidad de Madrid prueban que los análisis en torno al fin de ese modelo o ‘régimen’ eran algo más que apresurados.

Tal vez llegó tarde la reivindicación del legado de IU, de sus luchas y de sus logros a lo largo de los últimos 30 años por parte de los que llevan más de año y medio desarbolando y desprestigiando, no sólo el discurso en defensa de la clase trabajadora, sino también a los que sí hemos defendido la necesidad de mantener unos principios y unas señas con las que se identifica y nos reconoce la gente de izquierdas.

Quienes impulsamos y suscribimos el texto alternativo al oficialista de cara a esta asamblea constituyente de IU en Madrid creemos firmemente en la vigencia del proyecto de IU y en la necesidad de potenciarlo en unos momentos como los actuales, en los que la política y los relatos que se construyen en torno a ella se hacen sobre nebulosas, con conceptos y términos de fácil digestión para el gran público, donde se diluyen las ideas y los principios, donde se apuesta por una presunta radicalidad democrática basada casi exclusivamente en las ya no tan nuevas tecnologías y en el contacto artificial y virtual con los militantes.

No creemos en personalismos ni en una democracia tutelada desde los medios de comunicación y, precisamente por ello, no queremos una organización deformada y orientada hacia esas prácticas. Sabemos el terreno que pisamos y con quién nos la jugamos, que hay que adaptarse a las reglas del juego. Pero también somos conscientes de que nuestra organización no puede ni debe plegarse a la figura de un líder, porque somos y siempre hemos sido un proyecto colectivo que no tuerce su rumbo en función del timonel y es precisamente ahí donde reside nuestra fuerza.

Las personas que apostamos por la alternativa al oficialismo que dirige eventualmente esta federación confiamos en que la nueva IU en Madrid sepa coger impulso para superar las contradicciones del sistema y que ponga en primer término los problemas que acucian a la mayoría social trabajadora en nuestra región.

Las cosas no serán fáciles. Los malos resultados obtenidos en las últimas elecciones generales nos indican que el esfuerzo que tendremos que hacer en Madrid será mayúsculo. Por ello, necesitamos una IU que sea capaz de dialogar y confluir desde el respeto a la identidad de cada organización, basada en un programa común en el marco del Bloque Social y Político que defendemos.

Por ello apelamos a la movilización real de los afiliados y afiliadas de IU, a que se revitalicen las sedes y que la política vuelva a las calles, ‘que ya es hora de pasearnos a cuerpo’ como decía Gabriel Celaya. Una IU más viva, donde los debates se realicen entre personas de carne y hueso y no sólo entre perfiles anónimos y en escuetos espacios de 140 caracteres. Debemos emplear todas las herramientas a nuestro alcance para difundir y lanzar nuestras ideas y propuestas, pero esas tecnologías no pueden ni deben sustituir los debates en profundidad que debemos mantener entre nosotros y con la sociedad.

Las personas que suscribimos el documento alternativo al oficial trabajaremos por una organización amplia y abierta, integradora de cuantos compartan con nosotros los mismos objetivos más allá de las luchas puntuales en las que estemos. Por eso abogamos porque esta asamblea constituyente sirva para superar las fracturas internas y nos ponga a todos y a todas a construir una IU capaz de transformar Madrid desde ya.

(*) Lali Vaquero y José Andres Llamas son los candidatos de Espacio Plural a las portavocías de la nueva IU de Madrid

 

NOTA INFORMATIVA 12/07/2016

 NOTA INFORMATIVA. 12/07/2016

     Los compañeros y compañeras que impulsamos el  documento y candidatura “Por la reconstrucción de IU en Madrid” en la pasada asamblea regional, queremos darte a conocer los ejes de debate y conclusiones que hemos alcanzado en nuestra reciente reunión.

   El primer apartado de la misma –información de IU federal– , desarrollado por compañeros miembros de la recién constituida ejecutiva (ahora Comisión Colegiada), se centró en  la información sobre el proceso de negociación con el Coordinador Federal para la incorporación definitiva de representantes de la lista “IU, si, con más fuerza” que encabezó Paloma Lopez en la asamblea federal. Un proceso no concluido ni en lo numérico (se plantea la incorporación de un quinto compañero a los cuatro ya acordados, ello en base al porcentaje de voto alcanzado en la asamblea y la ampliación de la comisión hasta 24 miembros) ni en lo referido a las responsabilidades a desempeñar (todavía no completamente cerradas). Se indicaba en este tema nuestra disposición favorable a una incorporación  no “estética” sino que representara una clara apuesta por la corresponsabilidad de todas las partes en la dirección de IU. La responsabilidad de ello, es evidente, recae en una mayoría federal que, pese a buenas disposiciones apuntadas y los avances parciales  conseguidos, no parece enfocar en su conjunto esta cuestión con la perspectiva política necesaria.

   La reunión de la C. Colegiada, celebrada el día anterior,  nos parece preocupante en varios aspectos cruciales para el desarrollo de la tarea de dirección que se le supone a dicho órgano. No se trata solo de que su diseño de responsabilidades adolece de una evidente falta de concreción y de un exceso de “creatividad” en su nomenclatura que, a buen seguro, deparara más de un problema en su ejecución, sino que, y  es más importante,  se da, ya desde esta su primera reunión, una tendencia a que no sea el órgano de dirección colectiva que debiera. Sirva de ejemplo que la negociación con Podemos para la configuración del grupo parlamentario apenas fue objeto de debate. Si una cuestión como esta, central en este momento, pasa con apenas unas líneas de información por parte de la responsable del ramo consideramos que debemos preocuparnos pues ya sabemos de la deriva a situar la dirección real de IU en otras partes que no son sus órganos elegidos.    

 La celebración el próximo sábado 16 de la primera reunión del Consejo Político Federal (ahora Asamblea Político Social) fue también objeto de información y debate en nuestro encuentro. La conclusión apunta a nuestro desacuerdo con la  propuesta oficial para el funcionamiento de este órgano que nos parece sacada de un manual de la difunta UP y que, con la excusa de la participación, convierte a esta  en el contenido del debate y no en la forma con la que poder llegar a conclusiones desde la variedad de las opiniones libremente manifestadas por los componentes del máximo órgano de dirección.

    Los compañeros y compañeras de nuestro espacio en ese órgano acordaran una postura  con los representantes de las otras federaciones también participes de “IU, si, con más fuerza” para esta y las demás cuestiones a tratar en la reunión del CPF (ahora conocido como Asamblea Político Social).

   El debate sobre la situación en IU Madrid fue introducido por la información de  asistentes a  la Asamblea Político Social (antes CPR) y a la reunión mantenida con el coordinador regional.

   La valoración crítica de los informes aprobados en la reciente reunión del órgano de dirección regional  que en el mismo realizaron los componentes de nuestra lista, fue compartida por todos. La superficialidad en la valoración de los malos resultados electorales y la desviación de las razones a la ausencia de un proceso unitario “desde abajo” frente al mero acuerdo de coalición, supone seguir insistiendo en una vía ya agotada.  Con UP muerta y olvidada de todos (aquel invento destinado a superar a IU) y con las CUPS incapaces de mantener su impulso local y menos trasladarlo a una candidatura en las generales, parece necesaria una reflexión de más alcance. Por nuestra parte estamos dispuestos a ello si la heterogénea mayoría regional nucleada en torno a la dirección del PCM decide salir de su nostalgia por un proceso que nunca fue como lo describieron pero que está ya agotado a ojos de todos. Solo falta decisión política para la inevitable rectificación del análisis.

   La reunión saludo el acuerdo unitario para la elección de la representación de nuestra federación en los órganos federales y la voluntad de mantenerlo por parte de la dirección regional pese a la quiebra que abiertamente se expresó en sus filas durante la reunión del CPR (ahora Asamblea etc.).

   Se prestó atención en el debate a la información de primera mano sobre la situación del gobierno local de Madrid y en el interior del grupo  municipal de Ahora Madrid. La preocupación sobre el deterioro y las consecuencias que ello puede suponer para el ya evidente reimpulso electoral del PP en la capital.

   El encuentro con Mauricio fue explicado como parte de la tarea de apurar la “normalización” y dar cumplimiento total al acuerdo de reincorporación alcanzado con el anterior secretario federal de organización e incumplido en buena parte por el  mismo y por la dirección regional hasta el momento. Esa ausencia de normalización fue explicitada por nuestra parte en el CPR como factor coadyuvante al mal resultado electoral en Madrid pues  impidió la participación efectiva y, más allá de la diferencia política, la implicación en la misma campaña.

   Esperamos que ahora, tras el cierre de todo proceso electivo interno, la dirección regional se esfuerce con hechos en superar esta situación. No olvidamos que durante este tiempo se ha expropiado a muchos compañeros de sus derechos como afiliados con todo tipo de argucias y excusas.

   Por último, y como estaba previsto, nuestra reunión abordo el debate sobre la situación política tras el 26J. Adjuntamos a esta comunicación el texto utilizado para motivar la participación que recogió  más de 20 intervenciones.

   Algunas valoraciones añadidas a lo recogido en el texto inicial: sobre el grupo parlamentario propio de IU se vería favorablemente su constitución si bien, dadas las consideraciones reglamentarias y los precedentes así como el marco del acuerdo de coalición suscrito, se valora como de muy difícil realización. Sobre este mismo tema,  se considera que lo que debería centrar nuestra atención es el real cumplimiento de las condiciones aprobadas en su momento por la dirección federal (con nuestro voto) respecto a la presencia y participación de IU, su visibilidad, la capacidad de iniciativa propia en la institución y una positiva solución a las cuestiones derivadas de la disciplina de voto que garantice nuestra autonomía así como los intereses de IU de todo orden en cuanto a medios, ingresos etc 

   En todo caso se concluye que  esta cuestión se decidirá en común en el marco de la lista federal de la que formamos parte (IU, si, con más fuerza).

   Sobre el sentido de nuestra presencia en IU y nuestro proyecto para la izquierda. No podemos ocultarnos la quiebra personal y  de todo tipo producida por la desfederación de IUCM hace ya más de un año y ello tras un intensísimo proceso de fractura y confrontación.

  A nuestro entender,  no se trata tanto ahora de reevaluar los ejes del  proyecto que nos une –participar activa y conscientemente desde IU en la construcción de una izquierda que definimos como soberana y democrática, anclada en el  mundo del trabajo y el conflicto social y orientada a la ciudadanía trabajadora y las mayorías sociales– como de considerar el marco político y organizativo concreto en el que nos esforzamos por desarrollar ese mismo proyecto. Lo hemos venido haciendo y seguimos haciéndolo desde IU porque, resulta cansino repetirlo, no hay alternativa. Pese a todo no la hay. Y, parece evidente, la apuesta por la multiplicación de sujetos políticos en la izquierda es una historia también vieja y no con final feliz precisamente.

   La misma experiencia de la campaña, con el ejemplo de asambleas presentes en nuestra reunión,  nos demuestra la necesidad de superar esa patológica obsesión que  hemos  desarrollado con Podemos, con lo que dice o hace, lo real y lo inventado, para recuperar nuestra iniciativa política. No bastara pero es imprescindible para construir una posición no subordinada (aunque sea en negativo).

  En la fase que ahora iniciamos y que es nueva en muchos aspectos, nos reafirmamos en reimpulsar la presencia y aportación desde las asambleas de base y áreas; en compartir el trabajo con otros que no somos nosotros y a los que aspiramos a convencer con nuestra iniciativa. Así, como todos hemos concluido en nuestro encuentro, seguiremos mejorando nuestra posición para avanzar en hacer de IU el proyecto compartido que necesita la mayoría trabajadora.

Madrid, 12 de julio de 2016.